jueves, 6 de agosto de 2009

DUBLÍN, SIN LAURA


No importa el tema, la tesis,
los seminarios, el mercurio de Calder,
las razones de quienes te prometimos
libros y no cumplimos;
todos conservaremos para ti
los techos inclinados donde las palabras
-a vuelo de página-
se precipitan en su estado puro:
con el ruido de la lluvia y de las calles.

Entiendo que en Dublín el todopoderoso
tenga vocación de guerra y que nos tiemble
el pulso en los videojuegos.

Entiendo que uno jamás se resigne
a los glaciares que cambian luces por sombras:
cebollitas de cambray por osos polares.

Entiendo que las promesas de volver a vernos
tengan un tanto de porcentaje en la Red
y nada más.

Y mentiría si no me siento
como el beisbolista en el jardín derecho,
y mentiría aún más si te dijera
que cada parte de este poema
-después de leerlos-
los arrojaré a la calle
tal como lo hiciera Hulk
si viviera en un noveno piso

No basta Dublín,
rebasar cientos de automóviles
a 200 kilómetros por hora.

No basta.

Y qué triste no ser el Hombre Araña
y qué triste ver las huellas que desaparecen
tras cerrar la puerta de tu casa.

6 comentarios:

Diana Vanessa Buscaglia Rodríguez dijo...

Chingón, no resistí las ganas de escribirte, de dejarte este mensaje

Gracias por compartirlo

Luis San Roman dijo...

En Monterrey, pura Fender

Seguimos roqueando

marianatrenz dijo...

mmmm, Campeche dista mucho de parecerse a Dublín

Besos

Iris Guadalupe dijo...

Vaya, que fascinantes patoaventuras, Dublin debe de ser hermoso, es uno de los lugares que debo visitar antes de morir...

Gracias por el consejo del snorquel y los goglees, creo que de ahora en adelante los llevaré a todas partes...

Laura Baeza dijo...

Dublín nunca será el mismo.

Un beso!!! y muchos agradecimientos

luis daniel pulido dijo...

Diana:

Gracias a ti por leerme. Y seguiremos compartiendo este enorme pastel de cumpleaños

Hijo mío:

Es lo menos que puedes hacer para que me siento orgulloso, ja

Mariana:

Yo digo que sí, más cuando cuando uno se siente triste y nostálgico

Estimada Iris:

En Dublín (nuestro Dublín) hay escritores sensacionales, ya te contaré de ellos

Laura:

Solo espero que cuando vuelvas a Dublín, de un guiño pueda aparecer una orquesta completa

Click

Gracias a ti