lunes, 20 de noviembre de 2017

NO MATES AL COCODRILO DUNDEE



Soy un tipo tímido,
algo que atribuyo a la orfandad,
a lo rural y sus prioridades:
la cosecha, la lluvia, la tierra

No hubo mar adentro,
estrategias para permanecer a flote,
nos sentamos junto al fuego,
el espantapájaros hizo su trabajo

Soy un tipo tímido –repito
al circuito cerrado de los derechos humanos,
y me corrigieron: eso no es timidez,
es un adjetivo social, una creación histórica
de tus antepasados

Me recetaron Citalopram:
el mono araña amaestrado
de la medicina,
el lenguaje afiliado al optimismo,
la luz sin ríos subterráneos

Y acá estoy, solo, bajo el cielo luminoso
de las frases


Luis Daniel Pulido

ORGULLO Y GLORIA EN DÍAS DE PÓLVORA


Para mi madre, que me llevó a los mejores cines de Tuxtla

Me dijeron que al diablo las lenguas romances,
las ciudadelas erigidas por la memoria,
el western de lavarse los dientes frente al  espejo roto,
dirigir películas como Clint Eastwood

Jugar al tiro al blanco en fiestas parroquiales
o alzar la ceja izquierda a la chica de tus sueños:
epifanías de la televisión en blanco y negro

Pero qué sabes tú de cine si no has visto
una película en Chiapas: festín de los niños de provincia,
mecanismos de un robot gigante

No nos rendimos

 Va un minuto de aplausos para honrar el espíritu
indomable de nuestros padres

Luis Daniel Pulido



SUDOR Y BARBACOA


Quizá lo mejor sea aclarar que se trata de una historia decimonónica: lo justo para que nadie se espere aviones, lavadoras o psicoanalistas. No los hay. Quizá en otra ocasión

Alejandro Baricco

Es una joven maestra  –soneto del Renacimiento,
EXATEC, runner, intercesora de la hojuela contra el buñuelo

No soporta la trova y sus caminos de terracería
quejumbrosa o viceversa: su optimismo de tarjeta navideña;
y coincido porque –en la miscelánea contestaria–
el parafraseo de los lugares comunes va al retrete,
al putero de las grillas, el antigobierno de camas tibias

No sé en qué momento nos quedamos solos
–hay tantos participantes y lectores calificados
de la vida moderna– en su jardín del siglo diecinueve,
hablando de mil cosas: del diseño y la geometría
y las variables de habernos conocido en otra vida:
ser el Drácula con panza caguamera para una ‘leidi’
que sobrevivió a Harry Potter

Esto sí suena  a demo  de heavy metal


Luis Daniel Pulido

martes, 7 de noviembre de 2017

¿SUEÑAN LAS NIÑAS DE PROVINCIA CON OVEJAS ELÉCTRICAS?



Mi novia de la secundaria
–que en ese entonces tenía catorce años
y hoy casi cumple cuarenta y ocho–
no tenía idea de Estados teocráticos,
juego de poderes, conflictos diplomáticos,
el corte transversal de la ironía:
su pubertad apuntaba hacia otras posibilidades

Atribuyo el desfase a su Dios, sus padres,
la estampita con oraciones para los niños pobres;
a su pueblo y los corrales con gallinas,
su fe de niña desnutrida, ah, y la milpa

Ella y yo sumamos casi un siglo,
ese disparatado dato que refriega la nostalgia,
los esguinces, las penitencias intestinales;
que apuntala a los fracasos de los sistemas

Ella no lee ni le importa la poesía y los discursos
y las homilías de tan culto ejercicio

Pensé que estaba muerta  –ya saben–
la providencia, la suerte y el azar, el pan de cada día:
los aviones caen, los autos se estrellan
y además: tiembla

No es así: vive y viaja cada año a Nueva York,
París, Las Vegas y un humilde etcétera

Sabía que esos lindos ojos verdes no eran para ciudades distópicas

La belleza y su gran público

Sí, aplaude


Luis Daniel Pulido

lunes, 6 de noviembre de 2017

WINONA FOREVER



No fueron –ni lo serán– las molestas manos
en el rostro de los años,
el gato en la alfombra de los patriotas,
el viejo Truman y su pila de cadáveres
en cada agente de bienes raíces

Que te robaste unas pantaletas
–qué sé yo– y otras cositas vigorosas
para la belleza, pues sí;
tres páginas negras siempre conectan
con la decoración moral estadounidense
o la conciencia mexicana: tanto cochino dinero
para nada

El ruido es altamente contagioso

Como los círculos concéntricos de los juicios,
el desmembramiento en vivo de una persona

Te lo digo: hay barcos fantasmas que desaparecen
y no alcanzan en tamaño ni un vaso de leche


Luis Daniel Pulido

viernes, 3 de noviembre de 2017

DOOM IS DOOM


No aposté por una ronda
de gatos salvados de la calle,
no di mi vida por los niños
barrigones con diabetes;
acaso vi algo de luz en los subrayados
de los libros que me prestaron:
en el galope de los caballos en el hipódromo,
en la sangre a borbotones de los toreros
heridos  en la arena

No honré a los pobres,
no estuve un cuarto de hora hincado
ante dioses, vírgenes, soldados boca abajo;
acaso vi filtrarse la luz por la ventana,
una marcha indígena en el Día de Muertos,
mi pie en el cuello de un contador público

Yo soy el Gran Hombre con audífonos


Luis Daniel Pulido

lunes, 30 de octubre de 2017

****



Una de las principales preocupaciones es la gente que dejamos atrás. Yo no dejo a nadie.

Joan Didion