miércoles, 27 de junio de 2012

BESSIE, YA NO QUIERO DEGOLLAR PATOS


Hay centros habituales que removemos con los dedos:
la ceniza del cenicero, los piojitos de tu cabello,
el hoyito en el cielo, el parpadeo con el que me caliento

Hay apellidos que suenan bien como los nuestros,
y en consecuencia, concebir hijos por eliminación directa:
ni tú me hablas de Tlaxcoapan ni yo de Veracruz, Querétaro,
Zacatecas, Guadalajara, Oaxaca, Monterrey, Cancún, Campeche,
Playa del Carmen y mucho menos de Kerlingarskar

Puedo apuntar aquí y allá, imaginar que mis manos son pistolas
y robarte de tu pic y llenar alforjas con mucho dinero

Hay veces que no se necesita decirle a una mujer ¿Quieres ser mi novia?,
sobre todo cuando la ley es la ley del monte y los besos se dan de comer
en las manos y luego uno sale a dar pequeñas vueltas en bicicleta

Qué fuera del amor sin un corazón de niño

Luis Daniel Pulido

miércoles, 20 de junio de 2012

JUNKIE AMOR*


Me gusta verte, hablar de Milosz
sin el modelo clásico de la Historia,
con la gracia –si en caso se diera–
de un zombie de apellido Osuna o Alatriste,
en los golpes largos que das a las bolsitas
de Canderel, a las calorías que juegan
con su peso de hierro en alguna parte
de tu cintura y reduces a conjeturas

Me gusta platicar contigo porque imaginas
la vida sin puntos fijos; igual atraviesas un patio
o sacudes árboles frutales o ensalivas tu pulgar
derecho y señalas hacia donde hay un policía
en su motocicleta, edificios que caen, pájaros que emigran

Disfruto que traes la intensidad de las ciudades grandes,
que construyes Bethesda en tu autoensamblaje de Transformers

del Harper’s Bazaar

Que yo me ponga rojo por mi hipo en llamas
y tu belleza destruya todas las cosas de la mesa
Luis Daniel Pulido
*De la cara B del libro Prohibido degollar patos
El título corresponde a una canción de Jaime López


sábado, 16 de junio de 2012

NUEVA ODISEA DEL ESPACIO (NO INCLUYE BATERÍAS)*


Viajar al espacio no es tarea fácil,
se trata de construir cabañitas antigravedad en la azotea,
invitar a la niña más linda de la cuadra,
exigirle falda corta, besos largos,
número de teléfono

A veces se baila new wave y se juntan
las cuatro esquinas de la casa en un solo deseo

Se le coloca –a la niña afortunada– con delicados
dedos de Optimus Prime el suave casco de la flor del cerezo
para que no respingue su flequito negro en cada golpe
que da el motor de la máquina hecha de hot cakes
y de mil millonésimos de umpa lumpas gritando
¡no seas malo, te acabaste la miel!

Se camina sin miedo entre omóplatos de tornillos,
carburadores de pollitos crispados, aceite de tifones hirviendo

Y se roza con un dedito la piel de tu pierna
y nos perdemos en el cielo rojo de Marte,
en el pío invertido, el 69 boreal, la cascarita de pistache,
el dragón en el huesito de aguacate

Luis Daniel Pulido

*Poema de la cara B del libro Prohibido degollar patos
En la foto Jess Ruiz, conductora de tv y radio en Tuxtla Gutiérrez y es muy bonita


martes, 12 de junio de 2012

ADIÓS AL CÁUCASO*


Fotos: Carlos Nunez

Has dejado los virus informáticos,
tu imagen de Tomb Raider,
de viuda negra del Cáucaso;
esa mirada de mujer sola de Liguria,
la sección oriente del Tec de Monterrey
donde te inventaste un restaurante asiático,
la terminal 4 del aeropuerto de Madrid,
carpas –ya sea de cerveza Heineken
o Corona– donde el rock no es una carta
abierta para jóvenes idiotas, un coche bomba
jalado por cuarenta ratones sino todo lo contrario:
un corazón que no escribe notas informativas,
diagnósticos con criterios puntuales ni pintas
que reagrupen sociedades de denuncia.
Ya no hacen falta.


Haces de tu mirada la guerra que se prolonga
hasta estos días y a la cual me uno y no espero
el bullicio de los bares mexicanos (ahí donde
la contrainsurgencia es una payasada o cleptocracias
con sabor a carracas de cerdo).


Espero –estoy preparado– una mina,
una calle solitaria con olor a humo y fuego.


Luis Daniel Pulido

*De la cara B del libro Prohibido degollar patos

domingo, 10 de junio de 2012

EL VUELO DE LA MOSCA, PARTE DOS



Yo no sé qué significa en Chiapas la palabra “resistencia”, una palabra engañosa debido al delirio egocéntrico de su peso en las personas que la usaban. El tiempo –que es indisociable a la sociedad y sus acciones– ha dado un título genérico a cada una de aquellas incipientes “revueltas” de 1994 a la fecha.
Hoy hemos aprendido de la Historia reciente que la lucha social debe estar alejada, primero, de las tentaciones totalitarias; segundo, que la lucha la tejen de modo incesante quienes la piensan, la comparten a manera de perspectiva y no como condición a seguir.
Creo que si los periodistas chiapanecos firman un acuerdo es lo de menos; siempre han sido, en grupo, una contracción de criterios: mientras la ruptura se da en otros lados con los monopolios de la información, acá se retrae, es insistente en evocaciones, arrastra lo que ve o medio lee, es una experiencia de pérdidas y substituciones, no de evolución ni de creación.
Y es que la lucha tiene que encender mundos nuevos, no ser una mala metáfora de la libertad, mucho menos inventarios de alegrías y tragedias.
Este país, ojalá, se tiene que reconstruir y cada uno de nosotros asumir su responsabilidad ética.
La suma de imágenes, denuncias en la red es una certeza frente a lo que se repudia, pero esa certeza, finalmente, es la bisutería de la opinión. Y nada más.
Hoy se construye desde la conciencia y eso es un buen inicio. Sentimos que algo nos pesa y queremos, en el buen sentido, despojarnos de ello. Hay una sociedad civil libre de onegés y ceenedehaches y que ha asumido, desde sus diferentes actividades, una estrategia que antes que ser política es de sobrevivencia.
Luis Daniel Pulido


sábado, 9 de junio de 2012

CONFESIONES DE UN POLLITO ENAMORADO


Lo bueno: Su corazón cuenta-ovejitas

Lo malo: El estrecho corralito de sus sueños

Lo bueno: Que la quiero ver en una revista para caballeros

Lo malo: Que viaja sin mí a Guadalajara, Disneylandia y Cochabamba

Lo bueno: Lee este blog

Lo malo: Que me quiere como se quieren a los crustáceos: en su mesa y en chilpachole

Lo bueno: Sus escotes donde toda una generación de pollitos bien intencionados pueden dormir calientitos

Lo malo: No soy un pollito

Lo bueno: Ella dice que sí, soy su pollito

Lo malo: Me lo dijo arropada como si viviera en Groenlandia

Lo bueno: Sus pantalones apretados y esa forma de cerrar las llaves del agua

Lo malo: Le cortaron el agua

Lo bueno: Su pancita y los recursos para destrabarse de la gravedad de la Tierra

Lo malo: Ya existen imitaciones

Lo bueno: Yo no compro piratería

Lo malo: Que este poema de amor ya se acabó

Lo bueno: Continuará…