lunes, 10 de octubre de 2011

HACIA UN PAÍS DE DON NADIES


En México la corrupción provoca líneas a escala donde la gente sube, se tropieza o baja. Es aparentemente un tema de discusión, de matemáticas, de polémicas y censos, un territorio onírico incapaz de legitimar la mínima utopía.


Nosotros –error, impericia, pequeños detalles– nos ponemos en la boca del quien grita más, en los espirales de las redes sociales, y no sé si esperamos un milagro o al menos eso nos sirve como atenuante ante nuestra falta de valor cívico.


Es México un país de luchas sociales (las del Norte las únicas, las reales; las del Sur, reducidas a sus márgenes de maniobra, primero por reglamentar su ejercicio a través del periodismo local, ONG de todos colores, guerrilleros con licencia para turistear, como en Chiapas donde el hilo entretejido del espectáculo nos catapulta al primer mundo patrocinados por Tv Azteca o Televisa deportes) que hasta el más ingenuo se engalla y a las dos horas vuelve al silencio del módem por la pachurrez de las frases de protesta que lo fosilizan ante el “enter” nuestro de todos los días.


Si los reenvíos por mail que acusan a los malvados políticos tuvieran un mínimo de éxito, la libertad no se entendiera como un juego de PlayStation, como interpretación de lo nominado, padrones obvios de estudiantes, asalariados, zapatistas, filántropos que en sus tiempos libres subsidian desde su silla la revuelta que triplica a los hombres valientes. Es broma, claro.


A veces hasta pienso que nuestras revueltas tienen más de hobby que de batalla, y el ejemplo de que sea así es que acá se construyen teorías, capítulos de diarios íntimos (muy íntimos), nada que ver con el ejemplo de los jóvenes chilenos (acá hasta los colectivos de poesía lo primero que te dicen es que no son subversivos)


Podemos, pues, seguir en la simulación, el chisme, el recurso –entusiasta, sí– de denunciar desde tu Liga Leninista o de Ultraderecha por un mundo totalmente zoque, maya, fraislescano, posmoderno; pero en un país de realidades fatales, las apariencias bien caben en un frasco que se agita y se desparrama y que todos pisotean: tú, un zombie, un zeta, todos los que son Marcos, Ramírez u Ortegas, personas enamoradas de sí mismos cuando caminan bajo el sol en una caravana por la paz y a pesar de ello, no sé por qué, no se tiene la fuerza de salvar a D’Artagnan de las tropas de Vauban.


Imagino que es porque yo veo una película distinta. Y qué bueno.



Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; México


Luis Daniel Pulido



11 comentarios:

Diana Vanessa Buscaglia Rodríguez dijo...

Excelente, puntual, con esa voz tuya, única y que te pqermite ver lo que otro no ven o no quieren ver

Te amo

LoLiTa dijo...

Eres mi ídiolo y me quito el sombrero y los calzones por ti, jejejeje

Adelante, corazón valiente

claudia dijo...

Pienso mientras te leo, que sólo se puede tener éxito cuando la gente se junta, se habla mirando a los ojos, debate y proyecta para cambiar...los reenvíos de denuncias y corrupción nunca dejarán de ser más que eso un reenvío, a un agujero negro de lo virtual, donde hasta lo más terrible se vuelve parte de la ficción.Besitos Dany

marianatrenz dijo...

Qué texto, Luis. Es inteligente y no pierdes tu visión de niño, porque entre lo desagradable que es esta sociedad participativa en su ordenadorcito, el final eres tú, tan trasparente, como el niño que siguie siendo

"y a pesar de ello, no sé por qué, no se tiene la fuerza de salvar a D’Artagnan de las tropas de Vauban"

Increíble!

Besos

Lord Edramagor dijo...

No sé. Y eso tal vez sea porque soy más dado a seguir haciendo preguntas que a inventarme respuestas.
Un fuerte abrazo, míster. =)

ana claudia dijo...

Inventar preguntas?

Mejor cosntruir respuestas, un lugar imposible que se puede lograr, claro, menos lo escritores mediocres

luis daniel pulido dijo...

Diana:

Yo también te amo, y el Monterrey se va a recuperar: gana este domingo al América 3 a 1

Un beso

Lolita:

Órale ¿Y si hace frío?

Besos

Claudia:

Gracias, así es, mirarnos a los ojos, sentir el calor de una manos o unos puños. Lo demás, al menos en Chiapas, en un triste holograma

Un beso

Mariana:

Es que tnego mi propia mesa redonda con los caballeros valientes, je

Un beso

Lord:

Qué bueno. Yo ya hice eso en la primaria

Anita:

Ya vienen los panamericanos y los cien metros de tortotas ahogadas. Yaeh!

Besos

Lizeth dijo...

Luis Daniel tú eres la neta, las chaqutas mentales solo pueden venir de los comunicologos aspirantes a poetas, novelistas, hijos del Icoso y el bullicio de los cafetines. Además tú tienes algo que ellos jamás tendrán: espíritu y magia, mi caballero valiente

Con todo mi amor

Karen Kawakabu dijo...

Chincho, mi corazoncito valiente, el niño que más quiero. Nadie, nadie como tú

Te quiero mucho y te admiro por que nunca has escrito o dicho cosas entre dientes, con la cola entre las patas, lo que te hace un gigante. Nadie a tu altura

Vive y vivenos siempre

Besos

GODDES dijo...

No se necesitan preguntas, tu texto es un planteamiento, un árbol que crece y el final, encierra o engloba lo que tú eres o cómo ves las cosas y siempre son maravillosas

Luis San Roman dijo...

Compadre:

Mi mamaá lo adora, las señora del servicio me pregunta por usted, mi novia chinga y chiga que le lea sus textos, no es justo, jajajajaja

Un abrazote y buen pronóstico

Monterrey 3, el poor América uno (la chanza, pues)