martes, 25 de octubre de 2011

ADIÓS AL CÁUCASO



Fotos: Lilly Panic, Munich, City, Germany




Has dejado los virus informáticos


tu imagen de Tomb Raider,


de viuda negra del Cáucaso;


esa mirada de mujer sola de Liguria,


la sección oriente del Tec de Monterrey


donde te inventaste un restaurante asiático,


la terminal 4 del aeropuerto de Madrid,


carpas –ya sea de cerveza Heineken


o Corona– donde el rock no es una carta


abierta para jóvenes idiotas, un coche bomba


jalado por cuarenta ratones sino todo lo contrario:


un corazón que no escribe notas informativas,


diagnósticos con criterios puntuales ni pintas


que reagrupen sociedades de denuncia.


Ya no hacen falta.




Haces de tu mirada la guerra que se prolonga


hasta estos días y a la cual me uno y no espero


el bullicio de los bares mexicanos (ahí donde


la contrainsurgencia es una payasada o cleptocracias


con sabor a carracas de cerdo)




Espero –estoy preparado– una mina,


una calle solitaria con olor a humo y fuego,


que me subas al Nevsky Express y no pase nada:


que el cielo se abra y tú y yo no bailemos tan mal




Luis Daniel Pulido


4 comentarios:

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

precioso! muy buen post!perdona que no pase antes,presenté dos libros, en la ciudad, el viernes que pasó y en verdad, fue tal la CALIDEZ, que recibí,que aún lo pienso,y me emociono!
muchas gracias,por el poema
un abrazo,
lidia-la escriba

marianatrenz dijo...

Pollito, qué gran poema. Te ganastae tus jelly beans, y te los voy a dar a besitos

Te quiero mucho

cati covarrubias dijo...

Grandioso. Quizá eres la única estrella que brilla en mi cielo diamantino

Besos

LoLiTa dijo...

No, no bailamos tan mal, nunca lo hemos hecho, cariño

Besos