domingo, 18 de octubre de 2009

CRÓNICA DE UN ASALTO NO TAN CHIDO


Para Oriana Meléndez, Claudia Valdéz, Toño Quijote, Fernando Trejo, Javier “Deftone” Toledo, con todo mi cariño y aprecio


El viernes pasado acompañamos a Héctor a la presentación de su libro Apuntes Génericos sobre el Cuento donde nos divertimos y aprendimos con aprecio y emergencia cada uno de los temas desarrollados por el autor (y donde los apuntes se desprendían como los papelitos en el futbol argentino para llenar la sala de esa fiesta sin más objeto que el diálogo a través de las preguntas de Leti Bárcenas)

Un viernes redondo, de esos donde uno imagina irse con los amigos a tomarse unas cervezas para platicar hasta que el alba saque los pañuelos en el canto del primer gallito.

Y así fue: Toño Quijote, Claudia, Fernando Trejo, Oriana y Deftone salimos de la rectoría del Unicah al Oxxo de la colonia Los Manguitos.

Bajamos del auto y seguimos infectándonos voluntariamente de bromas y pláticas sobre Derrida, la tesis en la UDLA de Oriana, el tinte de Claudia, el próximo libro del Deftone, los pectorales de Volkswagen de Toño Quijote y el concurso de panzas en la que participábamos Fernando y yo porque –decíamos muy seguros- todo buen poeta tiene algo de panzoncito por aquello de que la belleza no tiene importancia si no se nace adorable

-A güevo- me dijo Fer cuando un remolino de gente nos desparramaba contra el suelo entre las siguientes voces:

-¡Abajo cabrones!

-¡Esto es un asalto!

-¡Tu celular, tu pinche celular!

-¡Denme todo lo que traigan!

-¡No tengo, lo juro, no uso!

-¡Las tarjetas, las tarjetas!

-Toma mi chamarra

-¡No Pulido, no les des nada!

-Tranquila Oriana

-Tranquila

-Tranquila

-Tranquila

-Tranquila

Y el silencio, la calma. Ese manto luminoso que poco a poco extendía, de nuevo, su mano de marcas y productos regados en el piso. Reincorporarse para preguntar si todos estaban bien, vernos unos a otros en lo que unos minutos antes era una fiesta y ahora era la más triste tierra baldía.

Nunca había estado en un asalto, y nunca había pensado tanto en mi mamá y mis amigos que me acompañaban: todos jóvenes, todos talentosos.

Salimos del Oxxo y subimos al auto rumbo a la casa de Claudia. Oriana nos platicaba que en Inglaterra le robaron su laptop del departamento, que hace unos meses también la asaltaron en el D.F, y que apenas seis días atrás lo hicieron en las oficinas de la revista Universo. Fernando la volteó a ver y le dijo:

-Velo, vos sos la de la mala suerte; bajate de mi carro

Y todos volvimos a reír para proponer otra casa –por eso de que por ahí asaltaban- donde beber nuestras cervezas por nuestra exitosa participación en el libro de Héctor.

Eso sí, sin que nadie me dejara de reclamar

-Pinche Spider Man, vales madre

10 comentarios:

El Arbitrario dijo...

Mi querido hermano. Compartir contigo la cerveza siempre es saludable. No importan las rarezas que acontecen alrededor. Todo a su lado es más sencillo. Es decir: por una parte quería abrazarte para sentirme protegido, pero por otra, quería ser yo su "héroe del metro" pa salvarlo. Abrazos mi hermano, como siempre, chingón, chingón el pedo.

Claudia Pon dijo...

jajajaja nooo manchesss dani, q horrorsh! yo me hago pipí, espero estes bien, no tengo saldo pa marcarte, pero te mando un "tranquilo, tranquilo". me gustó el final jejeje

Alejandra dijo...

Noooooooooooo....

Qué estaría haciendo a estas horas sin ti

Cuídate, te queremos mucho y nos haces siempre falta

Besos, muchos besos

Nicole dijo...

Si tu te mueres me muero

No nos dejes viudas tan jóvenes

Te quiero mucho

Luis San Roman dijo...

Compadre:

Espero esté bien después de tremendo sustote. Su vida vale mucho y siempre habrá toda la cerveza para celebrarlo

Cuídese

Un abrazo regio

Alejandro Molinari Torres dijo...

Invito a la banda para que en diciembre compremos un barril de cerveza y así no tengás que andar comprando "six" a deshoras de la noche.
Cuidate.
Un abrazo.

cati covarrubias dijo...

¿Cóoooomo?

Chincho, querido Chincho, nada más de pensarlo se me rompe el corazón. Qué bueno que todos están bien.

Va beso de capiruchito con lenguita enrrollada, ja

Karen Kawakabu dijo...

Tenemos que irnos a vivir a la luna

Por el momento, cuídate mucho Chincho

Besos

luis daniel pulido dijo...

Estimado Fer:

Una más a nuestra colección de aventuras, y como le acabo de comentar a Héctor, lo que pasó nos vuelve entrañables. Quizá, algún día, y sumando lo de Oaxaca, tenemos que escribir un libro

Un abrazo

Claudia:

Ese "tranquilo, tranquilo" me hace sentirme como osito de peluche.

No te preocupes, hay Chincho para rato

Alejandra:

Gracias, creo que dejaré de beber por un rato (pero un rato, nada más)

Besos

Nicole:

Imagínate, y sin bienes que dejarles. Pues no.

Besos

Compdadre:

Gracias, ya sabe, su palabra es ley

Un abrazo

Alejandro:

Te tomaremos la palabra; en diciembre te caemos en Comitán,eh

Gracias por escribir

Un abrazo

Cati:

Uh, ese beso estuvo bien calientito. Gracias (Quiero más)

Karen:

Si los gringos no la siguen bombardeando, nos vamos

Besos

El pinchequijote dijo...

Un abrazo, mi hermano, desde mi refugio y trinchera de espinas y algodones pùrpuras psicodèlicos de azùcar.... nada nos ha pasado, hemos salido avantes, estamos aùn, estamos... jeje... Fear and loathing in Tuxtla Gutièrrez!!!