martes, 14 de junio de 2011

¿Y A DÓNDE SE FUERON LOS DELFINES?



No sé si sepas, pero tengo que leer,

y tengo que leer ante mucho público.

Debes saber que no habrá matinées,

globos de agua, huevitos de Pascua;

eso sí, mucha expectativa y algo

que los organizadores llaman

"indescriptible"




Fechas, ya sabes, donde todos

se arrodillan a besar la mano

de su "parner" de letras:

Gilligans, subcomandantes,

señoritas, Mandrakes




Si estuvieras acá te preguntaría si debo

tomar el medicamento dos horas antes

o persistir con agua, un poder civil independiente,

balas de plata, barras de chocolate




Te preguntaría cómo diablos se redactan

los acuerdos de paz, las cosas de Dios,

los golpes decisivos, el dulce olor del papel

moneda dentro de maletas de piel negra




Te preguntaría si un litro de electrolitos

es suficiente o medio congreso de escritores

"independientes" o una arenga por los que

se van de casa y son llamados raros




No sé. Espero que los alkaseltzers me den

refugio por una noche; lo demás, que sea

el trópico de los cajeros automáticos

en manos del sicario que te corresponde

4 comentarios:

LOVE, LOVE dijo...

Otro gran poema

Besos

LoLiTa dijo...

Chincho, los delfines están en nuestra camitam jijijiji

Besos!

claudia dijo...

cuando no se puede entender: Cuántos refugios se pueden crear en un poema...cuántos sicarios de turno existen entre las letras; me parece bueno pensar que las palabras pueden ser tanto balas de plata como barras de chocolate...me quedo con las primeras. Besos Dany

marianatrenz dijo...

Luis Daniel, eres un niño, un niño grandotote, un niño malo, cuando te lo propones pero con una ternura del tamaño de ojos, de tu pancita, de tu talento

Te adoro, canijo