domingo, 5 de diciembre de 2010

TE VOY A DONAR MI CORAZÓN*

Foto: Tapacholos


Leti:

Escuché mi corazón con un estetoscopio. Mi máquina del tiempo, mi propio dibujo de la vida. Esta inmensa parte del mar sin rocas, con oleajes difíciles de escribir y demasiado azul para lo que dice en dos minutos el médico y su cadena de recetas.

A mi corazón, por lo que entiendo, se le mueren por las noches de dos a tres cosas que no te he dicho, además, se cubre de hojas y por ello mis manos son dos astros color violeta.

Aquí, entre nos, el estetoscopio me lo regaló el médico para que al ponérmelo en el pecho sigas escuchando lo que veo.

Dice que te lo escriba, que no disminuya la velocidad y aún cuando a los veinte minutos me dé cosquillas en los oídos, me aconseja que te deje sola por unos momentos para que aprendas a navegar por ti misma.

Eso me entristece, pero a veces, y como están las cosas, sólo podremos tomarnos de una sola mano, de un sólo latido.

Y según, cuando mamá llora, es porque quizá mi corazón se hará chiquito, chiquito, hasta desaparecer y ¡pas! el universo olerá a brisa, a hierba, a árbol de navidad.

Entonces, Leti, estaré en otro lado, con mi estetoscopio y tus canciones y apresurado, siempre apresurado por escribirte un montón de cartas.

Eres muy bonita y te quiero mucho.

Toda la vida.

Desde Pulidín City

Chincho, like a rolling stone

Posdata: Quizá no te lo dije, pero eres mi única amiga y no tienes cara de papa y algunas veces vi tus calzones mientras simulaba una lesión de rodilla y en mi casa no me dicen Chincho sino Spider Man y sé que fumas marihuana y sí, soy el mejor portero del mundo.


*Del libro autobiográfico Prohibido degollar patos

8 comentarios:

marianatrenz dijo...

Chincho, yo con los ojos cerradoss me aviento a ese mar sin rocas, a ese latido que siempre olerá a brisa, a hierba a árbol de navidad

Besos

claudia dijo...

Mi corazón puede implosionar de leer tanta angustia disfrazada de ternura. Los oleajes por los que te veo deslizar en tu tabla (algo que nunca hará Spider Man) te llevarán a una costa sin rocas donde los corazones vuelven a crecer. Un beso amigo

Karen Kawakabu dijo...

Chincho, eres mi bolita de malvavisco

¡Qué ganas de morderte!

Besos, besos

Diana Vanessa Buscaglia Rodríguez dijo...

Chincho:

Los niños como tú, violentos y tiernos, no mueren y sabes, hay muchas razones, pero en lo personal me gustan el sonido de tus alitas, las de plumas y no las de pollito, ja

Un beso a tu boca pequeñita, para que te enciendas y brilles como una estrella

lidia dijo...

hola amigo, agradezco el comentario en el blog...percibo esa tristeza profundamente enraizada, en algún lugar
gracias por compartir este hermoso trabajo,bellisimo...
gracias
lidia-la escriba

marina dijo...

CHINCHO, ESOS OJITOS TRISTES ME IMPRESIONAN Y BUSCO Y BUSCO Y SI VEO EL MAR Y SU SILENCIO Y TÚ AHI, SENTADITO, COMO SIEMPRE, ESPERANDO NO SÉ QUÉ, PERO MIENTRAS AVERIGUO, TE DEJO UN BARQUITO QUE YO HICE

UN BESO

LoLiTa dijo...

Chincho, siempre hay algo hermoso, profundamente tierno y sobre todo misterioso, como hombre, cuando me haces el amor y te duermes y regresas a tu Pulidín City

Besos, besos

luis daniel pulido dijo...

MARIANA:

Y yopondré almohaditas. No te preocupes. No duele

Besos

CLAUDIA:

Con tan bonitas palabras, ya está creciendo; hasta sombra me da (también cocos con mucha agua y una tabla de surf con el logo de Motley Crue)

Un beso

KAREN:

Ay, ay, ay, ay,mmmmmmm, se siente rico

Otra mordida, mil mordidas

Besos

DIANA:

Encendido ya estoy, yuju, pero no confies del tamaño de mi boca (ni de mi pancita)

Besos

LIDIA:

Gracias. Se llama Pulidín City, un lugar bien bonito herencia de mi papá

Un abrazo

MARINA:

Gracias por el barquito, quepo todito

Besos

LOLITA:

Con esa declaración estaré rojito todo el día ¿Y ahora dónde me meto?

Besos, pues