jueves, 27 de noviembre de 2008

BE-BOP




Luis Daniel Pulido y Sonora Madaux
A Claudia


No hace falta decírtelo,
repetir lo que sabes,
clavar este poema en maderas de nogal.

Hace falta leer a Hunter S. Thompson,
tenerle miedo y asco a Las Vegas,
aprender civismo e historia en el Youtube,
firmar contratos imaginarios con el Manchester,
miss Colombia, el mismísimo Satanás.

No se trata de llegar ansioso a las plazas,
de compartir la trascripción de la novela moderna,
el horóscopo chino, el mayo francés
y lo tibio que son los fregaderos en Vallarta.

Se trata de cerrar los ojos
y escuchar el bandoneón en una vieja iglesia alemana,
de sentirme lejos de los semáforos que marcan las esquinas
y pasar por mis dedos el olor de tu piel.

No hace falta decírtelo,
estallar botellas, encender un cigarro:
hace falta el be-bop de Leonard Cohen,
un par de copas de vino tinto
y decirte que te quiero a las seis de la tarde
como quien lleva bombas en el pecho.

2 comentarios:

Búho. dijo...

Ay, Sr. Pulido, no sabe cuanto disfruto leyendo por estos rumbos, de re-leer Pollito Card y seguir sonriendo. No sabe usted cuanto.
Ya me atreví, bajo los efectos de la madrugada, a decírselo, qué más da.
Un beso enorme.

luis daniel pulido dijo...

Estimada Búho, gracias por escribir, por permitir que me cuelgue como murcielaguito de tu sonrisa y que los efectos de la madrugada permanezcan en la brisa que cubren, hoy, las flores.

Un beso igual de enorme