lunes, 28 de julio de 2008

EL PULPO


Leti:


Hoy me di cuenta que no tengo corazón sino un pulpo, un pulpo con enormes tentáculos que se desborda por mi sangre, y custodia, celoso, mis ganas de saltar por la vida sin amarres que lo impidan.


Es fuerte, toma algunas precauciones y late. El pulpo es rojo, palpita, está en mi pecho, parece un reloj despertador: tic tac tic tac nada hacia adentro, se encoge, se impulsa, se impulsa, se encoge ¡Caramelos, muelles de acero, perlas de plastilina! ¡Es la torre Eiffel!


Este pulpo no lo descubrí yo, fue un médico que no vino del mar sino del Distrito Federal. Me dijo –vaya, vaya, su corazón tiene un sótano, cuatro ríos subterráneos, una sinfonola, dos ramitas de “tenmeaquí” y una canción de los Rolling Stones, no sé cual, pero ha mutado en pulpo-.


Así que mi pulpo desde hace dos días se llama “Juanito”, el cual he visto medio chamuscado en cada radiografía de torax.


Pero este pulpo no es mío, sino tuyo; y si algún día no estoy, cómprale una pecera.


Te quiero


Desde Pulidín City


Chincho y su pulpo valiente


Posdata: No olvides nuestra fórmula para combatir la sed


A (de agua) + C (de coco) = agüita de coco

3 comentarios:

(^oo^) bad girl (^oo^) dijo...

So good......

luis daniel pulido dijo...

Hola Bad Girl, thanks. Besos

cati covarrubias dijo...

Querido, ¿es ella más bonita que yo?.¿Tu texto? Como siempre: transparente y enternecedor