sábado, 26 de mayo de 2012

HEMOS COMPRADO UN PERRO



Hemos leído mucho o poco,
hemos comprado un perro,
hemos escrito nuestros nombres
sobre postales de St. Tropez
y hemos renunciado a la escuela,
a los cartuchos húmedos de los cubículos,
a las rentas atrasadas cuyos billetes
no rebasaron los 1.8 kilógramos.

Hemos puesto al alcance
hartas horas de no hacer nada
y lo hemos hecho en las bibliotecas,
al salir a las calles, ante la vista
y desencanto de los genios financieros
que nos señalaron como villanos.

Hemos renunciado a que cada texto
literario suene ambicioso,
hemos vuelto a ser poco fiables
con las buenas ideas, con los amigos,
con el que se asoma precavidamente
a lo que escribo, con los tracks digitales.

Hemos puesto en venta la casa,
la luz enmohecida de los zaguanes,
el guardarropa de camisas con las
que salimos de caza y permanecen
–con su suavizante de plata–
en la semilla ensangrentada
de tilos intactos.

Hemos renunciado a las asambleas,
a las hojitas con textos solidarios,
a la ciudad como móvil de pasiones
y virtudes, a la ruta de balas que tocan
el corazón y nos llevan a otros sitios:
a las conversaciones casuales
y las leyes antitabaco.

Hemos dejado de comprar libros
–esa propiedad comunal del Estado–
y hemos puesto en marcha pic nics
bajo la enorme sombra de los sauces,
básicamente en las noches y los fines
de semana; después de pagar, puntual,
la luz y el agua.

Hemos comprado un perro.

Luis Daniel Pulido

4 comentarios:

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

no hemos hecho nada de lo que tu dices,salvo pasear por blogs, sean los que fueren!
un abrazo,gracias por comentar!
costó mucho lo se,como me cuesta a mi
lidia-la escriba


blog re actual

Diana Vanessa Buscaglia Rodríguez dijo...

Luis Daniel, hermoso!!! No me importa tener un país si tengo tu corazón

Te quiero un chingo!!!

LoLiTa dijo...

Mi poeta favorito, eres mi poeta favorito, mi amante inolvidable

Besos, muchos, todos, TOTALES!!

Lizeth dijo...

Como siempre, me robas el aliento, cada latido

Un beso