lunes, 16 de abril de 2012

RAZONES DE PESO

Bessie Cerón




Bessie & me


A Bessie Cerón, esta historia para enseñarle al mundo que nadie come papitas como nosotros


A Beto y Gus les gusta el rock y los conocí –no podía ser de otra forma– cantando; igual los hubiera conocido en Siberia o en una reserva de osos. Qué importa. Ellos han leído mis poemas y yo he escuchado sus canciones, y lo hemos hecho en mesas medias torcidas divididas por el río Hudson, la tarde de ayer, por la mujer que hace tres noches nos abandonó por –maldita sea– los Tucanes de Tijuana.


Si bien no grabamos un disco a manera de revancha y de inventar, para no sufrir, otro amor con otros elementos nutritivos (sonidos, percusiones, metales, coro de borrachos) que no provoquen serios riesgos en la salud, como eso de llorar por las noches y negarlo con gotitas de Solutina o compresas de té de manzanilla fría, sí lo hicimos cuando los tres decidimos romper la dieta, ese sistema social hindú que uno adopta cuando se trata de prometer un buen corazón, pero sobre todo la buena figura.


Nada como los jotdogs del “pillo” –dijimos– y a los tres días, llenos de valor y algunos kilitos de más, entramos al estudio de grabación a darle duro, seguros –mi reina– que somos más chidos que ese grupito de sombreros y botas.


El chocolate abuelita nos da energía y el corazón es una fiesta.



4 comentarios:

cati covarrubias dijo...

JAJAJAJA, QUEREMOS ESCUHAR ESE DISCO DE ROCK ZEN

DIVERTIDO

FUCK PARA LOS TUCANES!!!

BESOS

LoLiTa dijo...

Y yo el chocolate abuelita contigo, en la camita y si traes tu t shirt de Iron Maiden, te lo agradecería. Me encantó tu texto, como sigues y ves y tomas la vida

Un beso

Diana Vanessa Buscaglia Rodríguez dijo...

adoptar ese sistema hindú, ja, te pasas, cariño

Besos

marianatrenz dijo...

Chincho, eres irònico y tierno y sexi, je

Ya espero escuchar tu voz, fuerte pero a la vez melòdica

Un beso