martes, 20 de julio de 2010

VIKINGO A SOL Y SOMBRA


Fotos: Bessie Cerón

Uno construyo planetas cuando los ladrones te roban tu lugar de origen, la anforita de agua, la harina del pan, las palabras “mamá y papá”.

Uno construyo un hogar cuando aún nos queda algo de sabor a limonada en la boca.

Uno construye amigos, amistades, amores cuando te cierran la ronda de puertas y el perdón –más que una noche larga– es empacar ropa en la valija para nuevos exilios.

Uno construye un lugar para vivir cuando las agujetas de los zapatos se hacen nudos en la garganta.

Uno inventa planetas que echan por delante el mar y sus travesías. Por ejemplo, ayer, en la tarde-noche, estuvo lloviendo.

Y la lluvia, me dijo la abuela, es un espejo roto que cae a consecuencia de galaxias fragmentadas por el gran frío que los dioses nórdicos exhalan.

Yo cerré los ojos y abrí la boca para beber el origen de mis antepasados.

Fue así que me creció la barba.

4 comentarios:

Karen Kawakabu dijo...

Eres un amor

Te quiero

marina dijo...

YO QUIERO APAPACHAR Y DARLE SUS BESOS A ESE VIKINGO
NO ESTÉS TRISTE

cati covarrubias dijo...

Cómo es que te dicen cosas feas.

Pronto estarás en casa, panzoncito

Besos míos y de la Clau

luis daniel pulido dijo...

Karen:

Gracias, tú también

Besos

Marina:

El vikingo dice que sí. Véngase pa' acá

Besos

Cati:

Ah, nada como el hogar

Besos